En detalle

Síntomas de osteoartritis en gatos


Los gatos son verdaderos atletas que pueden saltar todos los obstáculos, correr rápido y trepar a los árboles más altos. Sin embargo, la osteoartritis hace que el arte acrobático sea doloroso en la vejez. Aquí aprenderá qué es la osteoartritis y cómo puede reconocer los síntomas de la enfermedad. Los gatos que sufren de osteoartritis a menudo son letárgicos - Shutterstock / DavidTB

La investigación muestra que casi todos los gatos sufren de osteoartritis en la vejez. Nueve de cada diez tigres domésticos tienen restricciones de movimiento a partir de los 12 años debido al dolor en las articulaciones.

¿Qué es la osteoartritis? Una definición

La osteoartritis en gatos es similar a la osteoartritis en perros o humanos. Con los años, la capa protectora del cartílago articular sobre el extremo de los huesos se desgasta cada vez más. Además, se reduce la masa y la calidad del líquido sinovial (sinovia). Sin embargo, ambos son importantes para proteger las articulaciones durante los movimientos y para garantizar que los huesos se deslicen suavemente al correr, saltar y trepar.

Si los huesos carecen de flexibilidad, puede producirse artritis (inflamación de las cápsulas articulares). Esto puede provocar osteoartritis. La inflamación produce mucha lubricación en las articulaciones inferiores, lo que hace que la articulación se hinche y le cause dolor a su gato. La pierna afectada generalmente es preservada por su mascota. Desafortunadamente, esto solo empeora la osteoartritis, por lo que entra en un círculo vicioso doloroso.

Gatos con problemas en las articulaciones: reconocen los síntomas

Los problemas articulares en los gatos no siempre son fáciles de detectar porque los síntomas son variados ...

Osteoartritis en gatos: síntomas

Al mantener suaves las piernas afectadas por la osteoartritis, el gato se mueve menos en general. Muchos gatos afectados también descuidan su aseo. También se observa a menudo que las áreas donde se encuentra la osteoartritis están cada vez más lamidas. El carácter de un gato puede cambiar según el tipo. Mientras que algunos se vuelven notablemente silenciosos y pasivos, otros se comportan agresivamente o se quejan. Otros posibles síntomas incluyen pérdida de apetito, problemas digestivos y un sistema inmunitario debilitado.

Es importante que reconozca los síntomas temprano y consulte a su veterinario lo antes posible. Detectado temprano, la enfermedad generalmente se puede tratar mejor.